Francisco S. Elías

20160329_125459

Uno más de los gobernadores del callismo, Francisco Elías Suárez llevaba la filiación política en el nombre, pues a través del apellido Elías estaba emparentado con el llamado Jefe Máximo de la Revolución, el general Plutarco Elías Calles. Ambos pertenecían no sólo a la misma familia, sino al mismo grupo político, un grupo caracterizado por su manera radical de resolver problemas.

Se le conocía más comúnmente como Francisco S. Elías, pues siguiendo la moda de la época, acostumbraba abreviar la primera letra de su apellido materno y colocarla entre el primer nombre y su apellido paterno. Nació en Tecoripa el 30 de enero de 1880, cuando aquel poblado aún contaba con la categoría de municipio (hoy es parte del municipio de La Colorada). De todos los gobernadores de Sonora, él es el único nacido en Tecoripa, población que en la actualidad no cuenta ni con mil habitantes.

Su familia fue determinante para su carrera como revolucionario y político. Su padre era Manuel Elías Pérez y su madre Eloísa Suárez. Era primo de Plutarco Elías Lucero y por lo tanto, tío de Plutarco Elías Calles, parentesco que le ayudaría años después.

Antes de iniciada la Revolución, suceso que le cambió la vida a muchas personas, Francisco S. Elías era un ranchero más del estado sonorense. Tenía dos propiedades: “Los Chirriones” en Agua Prieta y “El Represo” en Hermosillo. En ambos ranchos desarrolló su gusto por la ganadería, actividad a la que se dedicaría toda su vida y gremio de empresarios que lideró por mucho tiempo.

Como muchos sonorenses, no se sumó a la Revolución sino hasta después del asesinato del presidente Francisco I. Madero en 1913. Se volvió constitucionalista, grupo revolucionario comandado por Venustiano Carranza, y por sus conexiones en Estados Unidos y su familiaridad con el idioma (seguramente aprendido mientras vivió en la fronteriza Agua Prieta), se le designó como agente financiero del constitucionalismo y representante del mismo bando en Douglas (Arizona) y Nueva York.

Francisco S. Elías jamás disparó un arma. Su condición de hombre de negocios le permitió participar en la Revolución como civil, con la tarea de viajar al país vecino del norte y convencer a los estadunidenses de apoyar al constitucionalismo. Era un trabajo que estaba acostumbrado a hacer, pues sus tareas consistían en negociar la compra y venta de productos para la causa constitucionalista, y convencer y gestionar apoyos para los suyos.

Cuando los constitucionalistas comenzaron a derrotar a sus enemigos, llevaron su ideario a la práctica y aquello necesitaba nuevos elementos en el gobierno para ejecutar dichos cambios. Francisco S. Elías fue nombrado primer vocal de la Comisión Local Agraria en Agua Prieta y luego visitador de aduanas. Siembre fiel al grupo sonorense, en 1920 firmó el Plan de Agua Prieta y después de la derrota de Venustiano Carranza, lo nombraron gobernador provisional por breves periodos de 1921-1923. Algunas de las acciones más importantes que realizó fueron el establecimiento de la Lotería del Estado, pero más controversial aún su medida de cobrarle a la iglesia el 25% de las limosnas que recolectaba.

Dejó el gobierno y siguió jugando un papel activo en la política estatal y entonces llegó la rebelión de 1929. Un grupo de revolucionarios, muchos de ellos obregonistas, se declararon enemigos del gobierno nacional y del liderato de Plutarco Elías Calles (recuérdese que para ese año Álvaro Obregón ya había sido asesinado). Estos hombres inconformes, en unión con otros bandos, se manifestaron a favor del Plan de Hermosillo y levantaron sus armas en abierta rebelión contra la autoridad nacional. Uno de los que se sumó a la rebelión fue Fausto Topete, entonces gobernador de Sonora quien al unirse a los sublevados perdió su cargo de gobernador cuando el Congreso de la Unión declaró desaparecidos los poderes en el estado.

Cuando los rebeldes fueron derrotados y regresó la calma al estado, el congreso sonorense resolvió nombrar un nuevo gobernador, un que fuera fiel al callismo y para esos propósitos ¿Qué mejor que el tío de Plutarco Elías Calles? Así, Francisco S. Elías fue nombrado gobernador provisional por segunda ocasión, ahora con la misión de concluir el periodo de 1929-1931. En esos años expidió la Ley de Protección y Conservación de Monumentos y Bellezas Naturales. También desarrolló la controversial campaña antichina, que consistió en una serie de ataques a la comunidad asiática en Sonora. Entregó el gobierno y luego fue llamado por el presidente Abelardo L. Rodríguez para ocupar la Secretaría de Agricultura.

Luego de que el grupo callista perdiera influencia, después de que el presidente Lázaro Cárdenas expulsara del país a Plutarco Elías Calles en 1936, Francisco S. Elías sabiamente tomó la decisión de retirarse del gobierno y dedicarse a sus negocios. Aun así, como empresario y político influyente, intervino en varios procesos electorales en Sonora, aunque él jamás volvió a ocupar un cargo público. Permaneció dedicándose a los negocios el resto de sus días, jugando un papel importante entre los empresarios ganaderos de Sonora, a quienes lideró como presidente y fundador de la Unión Regional Ganadera. Murió en Nogales en 1963.

francisco-elias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s