Ciudades Sin Memoria. La Rotonda de Sonorenses Ilustres

El siguiente texto pertenece a la columna Ciudades Sin Memoria, que se publica en el espacio web http://www.cronicasonora.como

 

Ciudades Sin Memoria

La Rotonda de Sonorenses Ilustres

Mirinda GD

Navarrete

Estimados crónicos sonorenses, Ciudades Sin Memoria abre el 2K18 no para contarles una historia olvidada por nuestra ciudad, ni para denunciar la pérdida (por deterioro, robo o extravío) de nuestro patrimonio histórico. No. En esta ocasión, apelo a su sabiduría y siempre bienvenidos comentarios para que nos den su postura sobre un tema que he reflexionado últimamente: La Rotonda de los Sonorenses Ilustres.

¿Por qué no contamos con una Rotonda de Sonorenses Ilustres? Una como la que existe en Jalisco o la CDMX, o como el Panteón de Ciudadanos Ilustres de Querétaro. Creo que la creación de un espacio así, sería un gran atractivo para nuestras Ciudades Sin Memoria. Más aún, si dicho espacio es como la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, que se encuentra en el centro de la ciudad, adornado con esculturas para cada uno de los personajes ahí sepultados y que en lugar de ser un panteón, es un punto de visita obligada en el centro histórico tapatío.

            Ahora, imaginemos que somos un equipo de trabajo contratado por el municipio de Hermosillo (¡Ojalá!), para crear dicho espacio en la capital sonorense. Cuatro son las primeras preguntas que se me vienen a la mente y comparto con ustedes, invitándolos no sólo a leerlas, sino a opinar sobre ellas.

            La primera es: ¿Qué nombre le pondríamos a dicho espacio? Como pueden ver en el título de este texto, ya tengo uno pensado, “Rotonda de Sonorenses Ilustres”. No sólo es claro, sino que evita polémicas de género, edad, religión, raza, etc., pues Sonorenses Ilustres pueden ser mujeres y hombres, jóvenes y no tan jóvenes, sureños y norteños (dentro del mismo estado), citadinos y pueblerinos, ricos y pobres, etc. A pesar de que el nombre me gusta, son bien venidas las propuestas.

            La segunda pregunta es: ¿Cómo sería el diseño de dicho espacio? Si por mí fuera, crearía un lugar en el centro de la ciudad, con una estructura como el Jardín Botánico de Toluca, para que el lugar exhiba plantas desérticas, tenga bancas, sombra y un pequeño recorrido que pase por las tumbas de los y las Sonorenses Ilustres, adornadas con estatuas o por qué no, murales sobre aquellos y aquellas. Sería ideal que dichas representaciones artísticas fueran poco ortodoxas, es decir, que sean complejas y/o tengan una interpretación distinta de los personajes, que muestren su historia, pero no necesariamente que los vuelvan santos.

            Tercera pregunta: ¿Dónde? Como ya dije, prefiero un lugar céntrico. Quizás un espacio del Parque Francisco I. Madero o el uso de la actual Plaza Alfonso Vidal. Aunque lo o ideal sería crear un nuevo espacio ¿Qué tal usar el lugar del abandonado Vips que estaba por la avenida Rosales? ¿O alguna de las muchas viejas casonas abandonadas en el centro de la ciudad? ¿Alguien tiene un espacio que nos quiera donar para la tarea?

            Sin lugar a dudas, la cuarta pregunta es la más polémica: ¿Quiénes serían incluidos en esa Rotonda de Sonorenses Ilustres? Y digo polémica, pues la mayoría de los personajes que influenciaron a nuestro Estado, México y el mundo, tienen detractores, empezando por los presidentes: unos dirán que Adolfo de la Huerta no es digno por haber orquestado una rebelión armada en 1924; al general Álvaro Obregón lo acusaran de corrupto; no faltará quien acuse a Plutarco Elías Calles de “crear” al PRI y con ello el sistema autoritario del siglo XX (visión con la que no coincido); y se pondrá en duda al general Abelardo L. Rodríguez por la gran riqueza de la que se hizo. Y ni que decir de Félix María Zuloaga, primer sonorense en la presidencia, quien llegó al poder después de darle un golpe de Estado a Benito Juárez, uno de los personajes mejor parados en la historia patria y en la memoria colectiva.

            No faltará quien proponga a Luis Donado Colosio, sobre todo ahora que el PRI regresó al poder en Sonora y con una gobernadora oriunda de la misma ciudad de la que era Colosio. Sin embargo, su calidad partidista le generaría mucha oposición.

            ¿Y los exploradores y colonizadores? Aunque propiamente hablando no fueron sonorenses, pues Sonora como estado nació hasta 1830 cuando se dividió el Estado de Occidente. Pero ignorando esto ¿Podríamos honrarlos sin objeciones? En ese grupo entrarían personas como Juan Bautista de Anza y el padre Francisco Eusebio Kino. Pero también pueden tener detractores: aquellos que los consideren responsables de la desaparición de las culturas originarias de estas tierras. Pues Juan Bautista de Anza participó en campañas militares contra los indígenas, y el padre Kino se encargó de convertirlos al cristianismo.

            Los más destacados artistas sonorenses podrían ser objetables por una razón: se dedicaban al entretenimiento, no al bienestar de la sociedad. Lo mismo podemos decir de los deportistas. Los líderes religiosos encontrarán la oposición de los adeptos a otra religión, de la misma forma que los políticos serían contrariados por los simpatizantes de un partido opositor. Y con los altruistas, no faltarán quien los critique por “dar atole con el dedo”, en lugar de promover cambios estructurales profundos.

            A lo que vamos con este ejercicio, es que cualquier personaje de nuestra historia puede tener, en mayor o menor medida, detractores que propongan excluirlos de esa Rotonda de Sonorenses Ilustres. ¿Entonces no hacemos nada? ¿No hay Sonorenses Ilustres dignos del recuerdo? En mi opinión todos los anteriores lo son, pues su vida y obra impactó en la historia de nuestra región.

            A fin de cuentas, la historia como la memoria así debe de ser: un recuento de protagonistas con causas y razones de actuar, más no una narración de buenos y malos. Por eso propongo la creación de monumentos o murales “poco ortodoxos”, es decir, que sean una representación artística, que cuenten la historia del personaje, que pretendan entenderlo pero no juzgarlo. Tarea extremadamente difícil, pero todo lo bueno es así.

            Ponernos de acuerdo sobre qué sonorenses son dignos de entrar en esa rotonda, sería un gran ejercicio para sacudir nuestras Ciudades Sin Memoria, pues todos nos veríamos en dos ejercicios de análisis y debate: 1) Tener que justificar por qué incluir a x o y personaje en la Rotonda de Sonorenses Ilustres, y; 2) Confrontar nuestra justificación con la opinión de los que se opongan a incluir a dicho personaje.

            ¿Entonces qué dicen? ¿A quién introducimos en la Rotonda de Sonorenses Ilustres? Y más importante aún ¿Por qué?

Para saber más de historia sonorense visiten @UnDíaComoHoyEnSonora en Facebook/Instagram/Twitter.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s